Cinco helados caseros saludables - Petxina
765
single,single-post,postid-765,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-2.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.2,vc_responsive
5 helados caseros saludables

Cinco helados caseros saludables

Comienza el verano y el helado es uno de esos aliados que todos tenemos en estos días calurosos. Es el invitado especial de cualquier fiesta y el protagonista absoluto para los niños. ¿Quién no disfruta de un helado durante las vacaciones?. Por eso, en Petxina Food queremos explicarte 5 opciones de helado casero sin muchas calorías. ¡Apto para mantenernos en forma!

Gracias a Directo al Paladar, vamos a pasar un verano de lo más saludable. Y además, vamos a ser las reinas de las fiestas 😉 😉

5 helados caseros saludables

¡YOGUR HELADO!

El yogur es una base estupenda para transformarlo en diferentes postres, combinándolo con la fruta que más nos guste y usando distintos tipos. Por supuesto, las opciones desnatadas y naturales serán siempre más ligeras aún.

  • Ingredientes: 575 g de yogur natural desnatado, 60 g de miel suave de flores, 1 cucharadita de extracto de vainilla o semillas naturales.
  • Elaboración: Vertemos los yogures en una jarra junto a la miel y la vainilla. Removemos con unas varillas hasta obtener una crema ligera y homogénea. Pasamos a un recipiente apto para congelador y congelamos. Para hacer este helado a mano debemos remover cada cierto tiempo la mezcla, o simplemente verterlo en la heladora y dejar que se haga durante unos 20 minutos. Una vez listo lo tapamos con papel de horno y cerramos bien el tuper.

¡SORBETE DE SANDÍA!

La sandía es una de las mejores opciones para este verano. Es muy baja en calorías y rica en agua. Es el ingrediente perfecto para nuestros postres.

  • Ingredientes: 500 g de sandía limpia y sin pepitas, 125 ml de agua, 60 g de azúcar, 2 cucharadas de zumo de limón, 1 pizca de sal.
  • Elaboración: En un cazo echamos el agua y el azúcar hasta que llegue al punto de ebullición. Lo removemos mientras. Una vez comience a hervir, esperamos dos minutos. Retiramos del fuego y pasamos el almíbar a otro recipiente para que se enfríe. Mientras, trituramos la sandía limpia junto con el zumo de limón y la sal. Una vez obtenido el puré lo mezclamos al almíbar ligero. Pasamos a un recipiente que sirva para el congelador y congelamos durante unas horas, removiendo de vez en cuando, hasta que tenga la textura adecuada. En este caso no es necesario tener heladora y al hacer una base de almíbar, no cristalizará, pero es conveniente remover la mezcla con un tenedor un par de veces.

¡SORBETE DE CAVA CON NARANJA O LIMÓN!

El cava es un clásico en todas las celebraciones. Tiene pocas calorías y necesitamos una mínima cantidad para tener un sorbete delicioso y muy refrescante. Puedes probar a sustituirlo por sidra o una variante sin alcohol, si hay niños en casa.

  • Ingredientes: 100 ml de cava, 200 ml de zumo de naranja, 60 ml de zumo de limón, 90 gr de azúcar, 45 ml de agua, 15 ml de ron añejo, 1 clara de huevo M, frambuesas o arándanos y hierbabuena para adornar.
  • Elaboración: En un cazo calentamos el agua con el azúcar hasta que hierva y forme un almíbar. Lo dejamos templar unos minutos y lo unimos al zumo de naranja, limón y al ron. Removemos la mezcla y vertemos con cuidado el cava. Montamos la clara de huevo a punto de nieve y la unimos al resto con cuidado. Pasamos la mezcla a una jarra o cuenco y metemos al congelador. Al cabo de unas dos horas, removemos con un tenedor para evitar que se creen cristales de hielo, y pasadas otras cuatro horas, repetimos. No es necesario removerlo cada poco tiempo ya que con el alcohol que lleva y el aire de la clara de huevo no debe crear muchos cristales, pero al menos un par de veces no está de sobra hacerlo. Dejamos toda la noche y al día siguiente servimos el sorbete en copas acompañado de frutos rojos y menta o hierbabuena.

¡SORBETE DE MANDARINAS Y GRANADA!

¡Cuánta vitamina junta! Imaginaos la mezcla de mandarina y granada, esta vez con un puntito de vodka. El alcohol ayuda a crear una buena textura en el sorbete, evitando la formación de cristales, y combina muy bien con la fruta.

  • Ingredientes: 5 mandarinas, 1 lima, 1/2 granada, 1 copa de vodka (100 ml), 1 clara batida, almíbar  (150 gr de agua e igual cantidad de azúcar).

  • Elaboración: Exprimimos y colamos el zumo de las mandarinas y añadimos el vodka y el zumo de lima. Preparamos un almíbar aparte con 150 gr de agua y otros tantos de azúcar y lo llevamos a ebullición dejando que cueza durante unos minutos hasta que el almíbar empiece a tomar cuerpo. Dejamos enfriar. Una vez a temperatura ambiente, mezclamos el almíbar con el zumo enriquecido, batiendo un poco para que se integre bien. Ponemos la clara de huevo a punto de nieve y la incorporamos con movimientos envolventes a nuestro preparado. Metemos el helado en la heladera o en el congelador. Cada 30 minutos, batimos el helado con un tenedor para romper los cristales y lo servimos tras un reposo de unas dos horas. Es conveniente dar una última batida a nuestro sorbete de mandarinas y granadas antes de servirlo en copas pequeñas, decorado con granitos de granada.

¡HELADO DE PLÁTANO!

Ya no vas a tener que tirar más plátanos maduros a la basura. Ahora son el ingrediente principal de un helado delicioso y muy saludable. Puedes mezclarlo con otras frutas o añadirle un poco de leche.

  • Ingredientes: 2-4 plátanos ligeramente maduros, dependiendo del tamaño. Un plátano mediano por persona.

  • Elaboración: Pelar los plátanos y cortar en rodajas de uno o dos centímetros de grosor. Colocarlas en una sola capa en un plato o fuente. Congelar durante un par de horas. Si no lo vamos a preparar inmediatamente, es recomendable extraer las piezas de plátano congeladas para guardarlas en una bolsa o recipiente hermético especial para congelación. Colocar el plátano directamente congelado en una trituradora o procesador de alimentos. Triturar en varias tandas, removiendo bien tras cada vez, hasta conseguir una textura homogénea y cremosa. Al principio es difícil de triturar y adquiere una textura grumosa, pero pronto se convierte en un helado listo para servir.

¿Qué os parecen estos helados? Ya puedes comerlos tranquilamente. Son una gran alternativa a los helados industriales, cargados de azúcar y calorías.

¡Ya nos contaréis!